top of page
Buscar

Tour guiado por los bajos fondos de la conciencia

Un pequeño repaso, un tour, para todos aquellos que deseen descubrir este pequeño universo que el director Paul Thomas Anderson lleva creando desde 1996.


Fotografías del set de Phantom Thread, Paul Thomas Anderson. 2017



Con motivo del estreno de la próxima película de Paul Thomas Anderson Licorice Pizza, hacemos un pequeño repaso, a modo introducción, para todos aquellos que deseen descubrir este pequeño universo que el director lleva creando desde 1996.


Escena del tráiler Licorice Pizza, acompañada con Bradley Cooper



Desde bien pequeño el cineasta siempre estuvo rodeado de cine. Esto ya sea por haber crecido junto a una incontable pila de cintas de video y a la vez en gran parte gracias por su padre. Ernie Anderson solía presentar un espectáculo de terror y conocía a un montón de celebridades que posteriormente tomarían papel en futuros proyectos de Paul. Ya en secundaria decidió hacer una especie de cortometraje a modo de falso documental titulado "The Dirk Diggle Proyect". Titulo basado en el mundo del cine para adultos de los años 70s, el cual serviría como inspiración para su segundo filme "Boogie Nights" en 1997.


Consiguió perfilar muchas de sus cualidades artísticas gracias ya que vivía muy cerca de Hollywood (en Studio City). Paul se criaría viendo a muchos artistas intentando entrar en la actuación y a otros muchos desistiendo de todo esto.


Solo duraría dos días en la Universidad de Cine de Nueva York. Habiendo conseguido que le readmitieran pudo lograr filmar su primer cortometraje serio "Cigarettes & Coffee". Después de esto el director comenzaría trabajar como asistente de productor en diferentes anuncios para luego tener la oportunidad de dirigir sus proyectos donde abarcará temas tan interesantes como la luchas internas de personas rotos o la búsqueda de un amor.


















Portada con Philip Baker Hall, utilizada para el cortometraje Cigarettes & Coffee



Relaciones personales entre padre e hijo


Ya desde su primera película "Hard eight, Sidney" estrenada en 1996, Paul Thomas Anderson decidiría indagar tanto en las figuras paternas, como en la falta de afecto y cariño en hijos por parte de sus padres. En esta historia vemos como el actor Philip Baker Hall interpreta a un señor anciano, el cual decide brindar a un joven la oportunidad de ganar dinero en diferentes casinos mediante viejos trucos. Siendo una de sus películas más relajadas, a medida que va avanzando la trama vemos las razones del anciano para ayudar al joven (John C. Riley). Además debido a diferentes motivos se comienza a entablar un lazo paterno-filial entre ambos, que sucumbe en una atmosfera que resultará tierna para muchos.

Con este primer filme, Paul conseguiría llamar la atención en el mundo del cine.


Volveríamos a ver este tópico en dos ocasiones más; tanto en "Magnolia" como en "Boogie Nights". En ambas se trata mucho la ausencia de alguien tan importante en nuestra vida como lo suele ser un padre, aunque en esta primera se ejecuta de tal manera que consigue colocarse como una de las mejores películas del director. Incluso el propio director, reconoció que con Magnolia, logró tocar un techo que nunca más volvería a tocar.


El director Paul Thomas Anderson, en el set de rodaje de Magnolia, junto a parte de su elenco y equipo de producción.



Mientras que en "Boogie Nights" (1997), la falta de una figura paterna en la vida del protagonista se relaciona más con la búsqueda de un amor en el mundo (tema que comentaré luego), en "Magnolia" (1999). De principio a fin, nos muestra a varios personajes con este mismo problema, desde el abuso de un niño hasta la forma de refugiarse de las emociones. Paul Thomas Anderson trata diferentes perspectivas, nos plantea una pregunta muy importa "¿Podemos perdonar?". Esta cuestión es la clave para poder llegar al final de este drama de tres horas. Donde todos los personajes se ven en diferentes situaciones que les hacen ver como su única solución para convivir con ellos mismos, es poder perdonar y tratar todo su dolor. Aquí podemos observar otro curioso tópico del cineasta.



Un corazón vacío y la necesidad de cuatro paredes


Como bien mencioné antes, desarrollaré el tema principal de la película "Boogie Nights". Protagonizada por Mark Walhberg, y situada en la década de los 70, en un pleno auge del cine para adultos, se nos presenta la verdadera imagen que ocultaba este mundo pornográfico. De nuevo, Paul trata con diferentes personajes que tienen distintas necesidades a lo largo de la historia, pero todos unidos en este ambiente de drogas y sexo. Vemos como el personaje principal es totalmente rechazado por su madre en todos los aspectos de su vida, es aquí cuando este descubre a un director de cine "X", y comienza su desdicha. Este filme es un claro ejemplo de como el director coloca a sus personajes en lo que podríamos llamar "bolas de nieve", donde acaban rompiéndose y estallando de rabia por todo el dolor que han debido de pasar por nuestros ojos, reflejando así la fragilidad de la condición humana ante el principal aspecto de la película. La búsqueda de un amor que el mundo nos ha quitado sin ningún permiso y encontrar un lugar donde podamos brillar.


Al igual que aquí, en 2002 Paul nos llenará de ternura y tristeza con "Punch Drunk Love". La cual, formaría parte de una de las mejores actuaciones del famoso humorista, Adam Sandler, a día de hoy. Sin ser tan amarga y cruda como la película anteriormente comentada, también trata el amor de una forma muy realista. Teniendo un protagonista que está totalmente alejado de la sociedad, con baja autoestima y falta de amor propio, veremos la importancia de encontrar a alguien que de verdad encaja en tu vida, y la lucha propia por demostrar que puede con todo ese amor y cariño. Aquí vemos un enorme simbolismo en los colores empleado a lo largo del filme, los cuales nos hablan de la soledad y tristeza, y a la vez del destino y las relaciones amorosas.


Por último ejemplo de esto, tenemos premiada película "The Master" estrenada en 2012 con un elenco impresionante (Joaquin Phoenix, Philip Seymour Hoffman y Amy Adams). Esta vez bajo el punto de vista de las sectas (en este caso, la cienciología), y con diferentes reflexiones sobre el trastorno mental originario por ser participe de la segunda guerra mundial. El hecho de encontrar un hogar en esta historia significa pertenecer fuertemente a una idea aunque esa idea sea totalmente una farsa que no podamos asumir. Siendo una de las mas lentas, dispone de la mejor fotografía jamas vista en un filme de Paul Thomas Anderson, y claramente se ha convertido en un "must-watch" para todos los amantes del séptimo arte.


De izquierda a derecha, Joaquin Phoenix y Philip Seymour Hoffman en una de las escenas más tensas de The Master.



Frialdad y codicia; una obsesión por el trabajo


Dentro de toda su carrera como cineasta, habría una película que le serviría para ser reconocido mundialmente por el gran artista que es, esta película sería "There Will Be Blood".

A finales del S.XIX, el pobre minero Daniel Plainview (Daniel Day Lewis) lograría convertirse en un magnate del petroleo con una incontable riqueza, pero la cuestión es el precio que tuvo que pagar para llegar hasta ese punto. Paul decide centrarse solo en dos personajes para esta historia, ambas simbolizan dos contrapartes; una capitalista que es la de Daniel Plainview, y la otra un profeta (Paul Dano). Ambos personajes representarían la codicia y la capacidad del ser humano para realizar atrocidades, solo por conseguir un estado económico, que representaba el sueño americano de aquél entonces. Una película llena de colores y con escenas inconfundibles, que acabaría siendo el máximo ejemplo del cine de autor de Paul Thomas Anderson.


También, como otro ejemplo por la obsesión del trabajo sería su última película del 2017 "Phantom Thread". De nuevo protagonizada por Daniel Day Lewis (Reynolds Woodcock). Nos pone en la piel de un modista que solo vive por y para su trabajo, resultando de un tipo frio y carente de inteligencia emocional, no ve mas que a la mujer como maniquí de sus obras. Después la trama nos presentará a Alma (Vicky Krieps), la cual mantendrá un romance de carácter tóxico con nuestro protagonista. Veremos como cada personaje tiene sus propias perspectivas y exigencias en cuestión de relaciones, ya sea Alma una muchacha cariñosa a la par que controladora, tendremos también a Reynolds como alguien más apático y exigente. Presenta similitudes con anteriores entregas, ya que al igual que en "The Master", tiene una de las mejores direcciones de fotografía de su carrera, y no solo eso, también fue premiada al mejor vestuario.


Daniel Day Lewis junto Vicky Krieps en una escena de Phantom Thread



No me desarrollaré sobre la película "Inherent Vice" del 2014, porque aunque tenga como elenco a Joaquin Phoenix, Josh Brolin y Benicio del Toro, resulta muy diferente del resto de su filmografía. Contando una historia tremendamente similar a "The Big Lebowsky", difícil de seguir y con tramas que aparecen continuamente a lo largo del filme. Lo único que se salva en mi opinión es su hermoso empleo de colores para transmitir diferentes sensaciones y la gran escenografía que representa la belleza de la década de los 70. Con esto no intento decir que no sea signa de ver al menos una vez, solo que me parece que se sale de lo que Paul Thomas Anderson es principalmente reconocido.


Solo quedan unos pocos días para que se estrene "Licorice Pizza". Contará con un elenco asombroso, desde directores de cine, como Bennie Sadfie hasta músicos como Tom Waits, y junto a uno de los hijos del fallecido Philip Seymour Hoffman. A ritmo de David Bowie, y de nuevo utilizando diferentes paletas de colores para representar a Los Angeles, estoy seguro que de veremos una de las propuestas mas interesante de este año.


Espero que este artículo les haya animado a explorar este pequeño mundo del cine de autor, y que puedan disfrutar de estas películas como lo hacemos todos los amantes del cine.






















Comentários


bottom of page