top of page
Buscar

Automatismo Psíquico. Atrapar el humo con las manos

La escritura automática o el fluir de conciencia es el proceso o resultado de la escritura que no proviene de los pensamientos conscientes de quien escribe. Es un proceso creativo alimentado por la teoría psicoanalítica de Freud: consiste en liberar el inconsciente y hacerlo aflorar para reflejar el mundo interior del artista.


I don´t understand. tell me more


Situar el lápiz sobre el papel y empezar a escribir, dejando fluir los pensamientos sin ninguna coerción moral, social ni de ningún tipo. En ocasiones se realiza en estado de trance, aunque no es necesario que sea así. También ha sido relacionada con la comunicación del propio espíritu y la liberación del ser.


Su propósito es vencer la censura que se ejerce sobre el inconsciente, merced a unos actos creativos no programados y sin sentido inmediato para la consciencia, que escapan a la voluntad del autor. Entonces compone directamente el inconsciente, liberado de la censura.


Desde el punto de vista literario, se trata de un método defendido y usado principalmente por André Breton y los surrealistas, en la primera mitad del siglo XX, considerando que de esa forma el yo del escritor se manifiesta libre de cualquier represión y dejando crecer la creación fuera de cualquier influjo castrante. Aunque en su base el automatismo se nutre de las teorías freudianas, está más cerca de la psicología analítica de Jung, ya que no funciona en base a los sueños. Debe exigirse el mínimo de planificación previa. Aquí es donde se convierte en el hijo rebelde del surrealismo, del que fue inicialmente el padre.


El Automatismo Psíquico suprime el control consciente sobre el proceso de creación, permitiendo que la mente sea independiente. También Dadaístas, como Hans Arp, hicieron uso de él a través de operaciones fortuitas que se pueden comparar con fenómenos como la improvisación no idiomática. La estética y la habilidad en la ejecución se alivian a un segundo plano, premium el concepto.




Fast Slow, de Carlos Klett

Comentarios


bottom of page